Meditación
Meditación

Consejos de meditación para principiantes

Estamos acostumbrados a ir corriendo todo el día, desde del momento en que nos levantamos hasta que volvemos a acostarnos, haciendo una tarea tras otra a contrarreloj y llenando nuestras agendas de múltiples compromisos. Así, nos da la sensación que cuantas más cosas hacemos, más tranquilos estaremos en el futuro y de esa forma lo que estamos haciendo es perdernos el momento presente. Hay que buscar momentos para parar y volver a conectar con nuestro centro.

Bien, pues igual que cada mañana te duchas y te lavas los dientes, también es importante   que prestes atención a la higiene mental, ya que aunque sea algo que no se vea, o sea tan tangible como tu cuerpo, es igual de importante.

Para empezar, te doy unos consejos para que puedas empezar este hábito de forma fácil:

  1. Escoge un lugar tranquilo de tu casa. Puede ser un rincón en el que puedes hacer un pequeño altar con objetos que te ayuden a alcanzar paz mental y que sea tranquilo y puedas estar unos minutos sin que te interrumpan.
  2. Escoge el mismo momento del día para hacer la meditación, preferiblemente por la mañana recién levantado. A esa hora tu mente está más tranquila y es más fácil permanecer en calma mental.
  3. Empieza con poco tiempo al principio. Puedes empezar por un minuto, dos o cinco, lo que te vaya mejor a ti. Con el tiempo, cuando vayas acostumbrando a tu mente a estar en calma podrás ir aumentando el tiempo. Sin que te des cuenta llegará un momento que se convertirá en hábito, e incluso el día que no lo hagas lo echaras de menos.
  4. Ayúdate de objetos que te sirvan de ayuda: velas, música relajante, incienso, boles de meditación, figuras de deidades que te aporten paz, mantas, cojines, malas (son collares de cuentas para meditar que son parecidos a los rosarios), y lo que se ocurra. Lo importante es que estes muy cómodo y en un ambiente favorable.love-romantic-bath-candlelight.jpg
  5. Siéntate en una postura cómoda, lo ideal es sentado con las piernas cruzadas y manteniendo las caderas por encima de las rodillas porqué de esta forma es fácil mantener la espalda erguida sin esfuerzo. Puedes usar cojines para facilitar la postura. Si te tumbas es fácil que entres en un estado de somnolencia y te quedes dormido, y ese no es el objetivo que estamos buscando.
  6. Concentra tu mente en un objeto, puede ser tu respiración, observar atentamente la llama de una vela, recitar un mantra, concéntrate en una deidad, en fin, cualquier cosa que mantenga tu mente concentrada en un punto para evitar la dispersión.
  7. Si te sorprendes pensando en muchas cosas no te desesperes, es totalmente normal. En vez de intentar dejar de pensar, sé consciente del pensamiento y déjalo fluir sin aferrarte a él y vuelve a centrarte en el objeto de concentración que elegiste. Repítelo tantas veces cómo haga falta.
  8. Perseverancia y regularidad. Habrán días en los que te será más fácil meditar y otros en que estarás nervioso y te costará más. Esos días son los que es más importante meditar, porqué podrás ser consciente de los pensamientos que te llevan a estar más nervioso y el conocimiento es el primer paso para poder cambiar los hábitos negativos.

Te animo a que hagas la prueba y hagas la meditación por 30 días y si lo puedes compaginar con escribir un diario sobre la experiencia, mejor. Ya verás que los resultados te sorprenderán.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: