Chica mirando la luna.jpeg
Bienestar

Las fases lunares y cómo afectan a tus proyectos.

La luna se relaciona con la energía femenina, la intuición y el ciclo de vida y muerte y, además, está comprobado que tiene efectos en la agricultura, las mareas e incluso nuestro estado emocional. En este post vamos a ver cómo podemos sincronizar la realización de un proyecto con las fases lunares para que nos resulte más fácil el proceso:

Luna nueva

En esta fase la luna se encuentra entre la tierra y el sol y no es visible. Es el inicio del ciclo y es un momento de introspección y de recogimiento. Es una fase perfecta para reflexionar   y proponernos hacer un cambio, empezar a pensar en un nuevo proyecto, o una nueva actividad o adquirir un nuevo hábito saludable, por ejemplo.

Luna creciente

Momento perfecto para establecer la intención que ponemos en este nuevo proyecto. Nos focalizamos en lo que significa para nosotros y aprovechamos para planificar y organizar cómo vamos a llevarlo a cabo, partiendo de objetivos pequeños y fáciles de llevar a cabo.

Cuarto creciente

En esta fase vemos la mitad de la luna iluminada, simboliza acción, empezar a llevar a cabo las acciones necesarias para lograr el cambio, cómo puede ser ir a la primera clase del gimnasio, empezar a cocinar recetas nuevas, hacer los primeros pasos para conseguir el nuevo empleo, y todo lo relacionado con empezar a hacer visible nuestro proyecto: lo empezamos a materializar.

Luna gibosa creciente

En esta fase la luna se ve iluminada en más de la mitad, es la fase de los detalles. Vamos añadiendo mejoras y vamos refinando la forma de llevar a cabo las acciones para conseguir el objetivo final.

Luna llena

En esta fase la luna esta totalmente visible. Al contrario que la luna nueva, en esta fase se tiende a la extroversión y es una etapa en la que somos menos sentimentales y más instintivos. Por ello es buen momento para celebrar, hacer reuniones, quedar con amigos y familia.

Luna gibosa menguante

La luna va menguando y ahora vemos iluminada un poco más que la mitad de luna. Es momento para la gratitud y ser conscientes de la abundancia de nuestras vidas y por haber tenido la oportunidad de empezar el nuevo proyecto.

Cuarto menguante

Aquí volvemos a ver iluminada la mitad de la luna. Esta fase significa perdón, que aplicado a nuestro proyecto puede entenderse como perdonarnos por los errores que podemos haber cometido o si las cosas no han salido exactamente como queríamos o si hemos empezado una dieta y hemos fallado algún día, debemos ser indulgentes con nosotros mismos, no por ello debemos dejar de lado un nuevo hábito.

Luna menguante

En esta fase la energía sigue decayendo y volvemos a ir poco a poco hacia el interior otra vez, volvemos a reflexionar acerca de este nuevo hábito. Volviendo al ejemplo de la dieta, podemos seguir informándonos, analizando los resultados y viendo dónde hemos fallado para planificar mejor los siguientes pasos, quizá cambiar algo menú, planificar algún capricho el fin de semana, en fin, interiorizar el proyecto.

Luna nueva

Vuelve a cerrarse el ciclo y empieza uno nuevo. Deshacernos de lo que no nos sirve para dejar lugar a lo nuevo.

Ahora que ya sabes cómo influyen las fases lunares puedes organizar mejor tu calendario y verás que el hecho de tener esto en cuenta te va a ayudar a obtener mejores resultados. Por ejemplo, puedes planifica tus reuniones en días próximos a la luna llena que será cuando más extrovertido te sientas y evitar hacerlas en luna nueva puesto que en esos días vas a tener tendencia a querer estar a solas para reflexionar.

Saludos,

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: