Variación de Sirsasana
Yoga

Cómo hacer la postura Sirsasana

Es una de las posturas madre del yoga y su lista de beneficios es enorme:

  • Reduce el estrés.
  • Incrementa la concentración mental.
  • Mejora la circulación sanguínea en los ojos.
  • Mejora la circulación sanguínea en la cabeza.
  • Fortalece brazos y hombros.
  • Mejora la digestión.
  • exprime  las glándulas suprarrenales.
  • Disminuye la acumulación de líquidos en pies, tobillos y piernas
  • Desarrolla fuerza en los músculos del torso.
  • Estimula el sistema linfático.

Contraindicaciones: Evita hacerla si tienes glaucoma o presión arterial muy alta o muy baja.

Me encanta hacer esta postura por su efecto inmediato de relajación, me deja la misma sensación que después de haberme hecho un masaje relajante o como cuando me hacen el masaje capilar en la peluquería que me quedo en la gloria. Una vez que domines la postura y pierdas el miedo a caerte verás que se vuelve una de tus favoritas y no podrás parar de hacerla.

Una forma fácil y segura de conseguir hacerla es del siguiente modo:

Colócate en la postura del perro boca abajo y coloca los antebrazos en el suelo. Tócate con ambas manos los codos, esa es la distancia a la que debes colocar los codos. Luego extiende los antebrazos y cruza ambas manos dejando apoyados los deditos en el suelo. Coloca tu cabeza enfrente del cojín que has hecho con ambas manos y ve caminando hacia tus manos hasta que consigas poner la espalda lo más recta posible.

Shirsasana prep
Shirsasana prep

Eleva una rodilla  y llévala al pecho y sigue enderezando la espalda hasta quedarte con el otro pie apoyado solo con los dedos.

Ayudándote de la fuerza de los músculo abdominales lleva la otra rodilla al pecho.

Shirsasana prep
Shirsasana prep

Estira con control ambas rodillas llevando los pies hacia el techo. mantén fuerte el abdomen y las piernas. Activa los brazos para evitar apoyar todo tu peso en la cabeza y mantén el cuerpo lo más perpendicular posible al suelo para mejorar el efecto de la postura y evitar lesiones en la espalda.

Shirsasana
Shirsasana

Si te sientes cómodo cierra los ojos, respira por la nariz y disfruta de la postura un tiempo, si eres novato aguanta de 30 segundos a 1 minuto. Si ya la dominas aguanta unos minutos más.

cuando termines puedes bajar poco a poco ambas piernas, o volver a doblar las rodillas hacia el pecho y luego bajar con control hasta el suelo.

Después de hacer esta postura evita levantarte enseguida, mejor quédate unas cinco respiraciones en la postura Balasana para ir acostumbrando el cuerpo.

Balasana Restorative Yoga
Balasana Restorative Yoga

Y ya me dirás sino es adictiva esta postura, saludos!

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: