Bienestar

La ley de la atracción: Qué es, cómo funciona y consejos para usarla de forma positiva.

En la entrada que hice hace un par de semanas 5 libros para motivarte mencioné el libro «El secreto» de Rhonda Byrne, en el cuál la autora escribe acerca de la ley de la atracción del universo, un concepto que ha ganado mucha popularidad en los últimos años.

¿Qué es la ley de la atracción?

Según esta ley, podemos atraer cualquier cosa a nuestras vidas si ponemos la intención y atención suficientes en ella.

¿Cómo lo ponemos en práctica?

Primer paso: Saber qué quieres y poner toda tu atención en ello.

En una idea, un proyecto, un sueño, una meta, lo que sea que quieras para tu vida, que sea algo beneficioso para ti y tu entorno.

Por poner un ejemplo: Digamos que deseas aprender a tocar la guitarra. Entonces pones tu atención e intención en ello.

Y claro, cómo estás receptivo al tema de tocar la guitarra sucede que de repente, aparecen en tu vida libros sobre tocar la guitarra, sale el tema en conversaciones, conoces personas que saben tocarla y parece magia  pero lo que ocurre es que atraes las cosas que resuenan con la energía que desprendes.

Segundo paso: Pon tu atención en lo que deseas, no en lo que temes.

Esta ley no entiende la palabra «No», simplemente te hará llegar aquello en lo que pones la atención.

Si deseas conseguir un buen empleo debes generar la energía en positivo: «Quiero conseguir un buen empleo». Porque si pones la atención en : «No quiero estar en el paro» estarás poniendo la atención en «Quiero estar en el paro» y vas a atraer justo eso.

Tercer paso: Dejarse llevar y confiar.

A veces el resultado final no llega de la forma que tenemos prevista porqué hay infinidad de caminos distintos para llegar a la meta y puede ser que haya un modo mejor de conseguir lo que queremos pero todavía no lo sabemos.

Por ejemplo: «Quiero aumentar mis ingresos». Si nos obsesionamos con que la única forma de conseguirlo es que nos aumenten el sueldo en el empleo actual vamos a perder la oportunidad de probar otras opciones que a largo plazo sean más beneficiosas: por ejemplo emprender nuestra propia empresa, o cambiar a un empleo mejor remunerado, o cambiar a otro departamento dentro de la misma empresa, o en el tiempo libre podemos hacer algún proyecto que nos genere más ingresos, en fin, la lista no termina nunca.

Al dejarnos llevar estamos con la mente abierta a posibles oportunidades que se estén manifestando en nuestro entorno, por tanto, aumenta la probabilidad de conseguir el resultado que queremos.

woman stands on mountain over field under cloudy sky at sunrise
Photo by Victor Freitas on Pexels.com

Cuarto paso: Pasar a la acción.

Hay que poner de nuestra parte,  poner las ideas en movimiento. Con la acción las ideas se materializan, pasan al plano físico. Si quieres aprender a tocar la guitarra tienes que practicar, tendrás que acostumbrar tus dedos al tacto de las cuerdas, que tu oído se acostumbre al sonido de las notas y que tu cerebro vaya aprendiendo poco a poco esta nueva habilidad.

Quinto paso: Paciencia.

No se sabe cuándo es el momento en el que finalmente se manifiesta el deseo. Puede ser que sea casi instantáneo o puede tardar años, pero hay que tener paciencia y seguir con la intención, tarde o temprano obtenemos lo que buscamos.

La podemos estar aplicando sin ser conscientes de forma negativa

Cuando irradiamos malas vibraciones, o de frecuencia baja: ¿No te ha pasado a veces que tienes la sensación de haberte despertado con el pie izquierdo y ese día todo te sale mal? Pues también es la ley de la atracción y somos nosotros mismos quienes nos lo provocamos.

En algún momento de la mañana hemos decidido que vamos a tener un mal día y decidimos poner nuestra atención en el lado negativo de las cosas.

Lo que ocurre es que al poner la etiqueta «es un día malo» ya estamos buscando a nuestro alrededor todas las cosas que concuerden con nuestra idea y obviamos las que no sintonicen con eso y además nuestros gestos, la expresión facial y la energía que desprendemos se sintoniza con esta idea, de tal forma que provocamos que otras personas inconscientemente, al comunicarse con nosotros reciban la señal de «mal día» y actúen en consecuencia.

«Todos somos el resultado de lo que hemos pensado. La mente lo es todo. En lo que pensamos nos convertimos» Buda.

¿Cómo generar energía positiva o de alta frecuencia?

Hay muchas formas de hacerlo, pero voy a nombrar algunas de ellas:

  • Practicar la gratitud: Escribir listas de cosas por las que estemos agradecidos ayuda a que seamos conscientes de la abundancia de nuestro alrededor y eso nos hace vibrar en esa dirección.
  • Hacer ejercicio: uno que nos resulte divertido de hacer. Busca una actividad que te guste y mueve el cuerpo, eso ayuda a oxigenar las células, eliminar toxinas y generamos endorfinas que nos ayudan a estar de buen humor.
  • Pasar tiempo en la naturaleza: Un buen paseo entre arboles y plantas pueden cambiar la energía en un santiamén.
  • Mostrar afecto hacia los demás y hacia uno mismo: está comprobado que cuando hacemos esto nos sentimos mejor, y una forma rápida de hacerlo ahora mismo es sonreír, al momento nos sentimos mejor.
  • Tener objetivos o retos que nos motiven: Sentir que podemos lograr cosas y esforzarnos en conseguirlas, seguir aprendiendo y ser curiosos.
  • Hacer actividades que nos hagan sentir felices: ¿Qué es aquello que cada vez que haces te hace sentir feliz? Bailar, quedar con los amigos, viajar, cocinar, leer, sea lo que sea, busca tiempo para hacerlo.

Y hasta aquí la entrada de hoy, espero que te haya gustado y nos vemos en la siguiente.

Saludos 🙂

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: