Tortuga
Ecología

Consejos para reducir el uso de plástico.

Hace poco leí que ya existe una enorme isla de plástico flotando en el océano. Su superficie se estima entre 700 000 km² y 15 000 000 km², según wikipedia. Me tuve que leer el dato dos veces, porque me parece exagerado el nivel de superficie de esta «isla». No es que sean botellas ni grandes contenedores, sino que son poco pequeños trozos de plástico que las corrientes acaban juntando y van a parar en este lugar.

Por eso en esta entrada quiero compartir algunas medidas que he adoptado que ayudan a reducir el uso de plásticos y que, ademas nos ayudan a ahorrar dinero y tiempo.

1. Botella reutilizable.

bottle-container

Este puede ser el primer paso para empezar a reducir nuestro uso de plástico. Puedes llevarla en tu bolso si vas a pasar mucho tiempo fuera se casa, y la puedes ir rellenando, normalmente en las oficinas suelen tener fuentes de agua con las que puedes rellenar tu botella y así te ahorras ir comprando botellitas de agua que son de plástico. Las hay de muchos precios y tipos: algunas para hacer deporte, otras ayudan a conservar la temperatura del líquido por si queremos llevar cafés e infusiones o incluso bebidas frías para los días de más calor.

2. Bolsas de tela.

Las bolsas de tela tienen estampados muy bonitos y además las podemos llevar dobladas en el bolso y apenas ocupan sitio. Así, si salimos a comprar ya no tenemos que pedir las bolsas de plástico y además se pueden lavar y transportar fácilmente.

3. La copa menstrual.

Para las mujeres que tenemos la menstruación, la copa menstrual es una buena opción. Es una copa hecha de silicona que se introduce en la vagina durante los días de menstruación y poodemos llevarla puesta hasta 10 horas seguidas sin cambiarla (dependiendo de la cantidad de flujo.) Se lava con jabón cada vez que la tenemos que vaciar y volver a colocar y se debe esterilizar al principio y al final de su uso del ciclo menstrual. Además, es más sano que usar tampones y con ella nos olvidamos del síndrome del shock tóxico. También nos ahorramos dinero al no tener que comprar tampones ni compresas. Es una inversión que se amortiza muy pronto y su precio ronda en torno a unos 30-50 euros dependiendo de la marca y el modelo.

4. Comprar productos con envases ecológicos.

huevos

Por ejemplo: comprar huevos que vengan en hueveras de cartón, en vez de los que vengan en huevera de plástico. Hay algunos alimentos que podemos elegir su envase, e incluso en algunos establecimientos te dejan comprar a granel y te pesan la comida con tu tarro de cristal o bolsa, se estima que esta opción se irá implantando en los supermercados más comunes. Si usáis máquina de café, hay algunas marcas que tienen la opción de comprar cápsulas de café biodegradables, y en fin, observa en el supermercado o en la tienda local lo que lleve menos envases de plástico.

5. Reducir el consumo de productos por impulso. 

Muchas veces compramos por impulso cosas que realmente no necesitamos y luego quedan olvidadas en algún armario. Esto suele pasar mucho con la ropa, que también contamina mucho y sobretodo la ropa sintética. Podemos ser más conscientes de que ropa nos gusta y nos sienta mejor y evitar caer en la tentación de comprar ropa de modas pasajeras que sólo vayamos a usar pocas veces. Ganamos en todo: ahorramos dinero, toda la ropa que tengamos nos gustará y nos sentará bien con lo que tardaremos menos en vestirnos y encima generamos menos basura. Aunque donemos la ropa, el ritmo de consumo tan elevado obliga a las empresas a fabricar más, y durante el proceso también se contamina bastante (tintes, químicos, etc). Por eso la mejor opción es consumir menos.

Si tenéis algún consejo más para reducir el uso de plástico lo podéis añadir en los comentarios.

Nos vemos en la próxima entrada!

Saludos,

 

 

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: