Eka Pada Rajakapotasana
Yoga

Anahata Chakra: Cómo funciona y cómo desbloquearlo.

Llamado Anahata chakra en sánscrito, es el cuarto chakra y se relaciona con la manifestación del amor incondicional.

Cuando tenemos el Anahata chakra equilibrado, somos capaces de dar y recibir amor y nos elevamos por encimas de nuestras propias emociones y fluctuaciones mentales ordinarias y, como consecuencia, somos capaces de confiar en los demás y nos sentimos amados.

Hay momentos puntuales en que podemos notar algún bloqueo en esta zona, ya sea por alguna experiencia que no hemos sabido gestionar, rencores del pasado que no hemos soltado o que nos falta perdonar a alguien o a nosotros mismos.

Cuando nos sintamos distantes y con bloqueo para recibir y dar amor, podemos hacer algunas cosas para ponerle remedio, como por ejemplo: meditaciones, cantar unos mantras concretos o bien haciendo una secuencia de yoga específica con posturas para este chakra.

Las posturas de yoga que trabajan Anahata Chakra son posturas de apertura de pecho, es decir, de flexión posterior de la columna vertebral: por tanto si tenéis alguna lesión en la espalda o alguna molestia haced las posturas con mucho respeto y evitad las posturas más intensas o simplemente trabajad el chakra a través de la meditación solamente.

Y como siempre digo, si nunca antes habéis hecho yoga lo más recomendable es ir a un estudio para que os enseñen la postura presencialmente y el profesor pueda corregiros la postura: os evitareis lesiones en un futuro.

Es muy normal que después de realizar una postura de apertura de pecho, sintamos ganas de llorar o nos sintamos más sensibles con nuestras emociones. Es debido que estamos abriendo una zona que es muy vulnerable porque es la zona donde tenemos la mayoría de nuestros órganos vitales. Por eso nuestra tendencia cuando nos sentimos en peligro es flexionar la columna hacia adelante y meter los hombros hacia delante y abajo.  Así que no te asustes, no pasa nada: permite que tus emociones fluyan.

Meditación de anahata chakra.

Lo ideal es empezar con una meditación centrada en la zona de este chacra y en la cuál nos damos espacio para darnos amor incondicional a nosotros mismos: empezamos  imaginando una luz en nuestro pecho que va creciendo y empieza a abarcar todo nuestro ser y, poco a poco,  va llegando a personas cercanas a nosotros hasta llegar más lejos e ir incluyendo más personas: incluso hasta abarcar a  personas con las que hayamos podido tener algún conflicto.

Podemos entender que cada uno libra sus propias batallas y a veces cuando alguien nos ofende o nos trata de una forma inadecuada es porque esa persona tiene un problema personal que nada tiene que ver con nosotros, sino con sus propios miedos. Les deseamos amor y que encuentren la paz interior, igual que hemos hecho al principio con nosotros mismos y seguimos aumentando el círculo.

Después imaginamos que esta luz sigue creciendo hasta abarcar las personas que no conocemos todavía, imaginamos como el amor fluye en todas las direcciones. Hazlo durante el tiempo que consideres necesario, hasta poder sentir esta sensación de calidez en tu ser.

Si te cuesta hacerlo solo, puedes buscar audios en internet sobre meditaciones guiadas, hay muchas de distintas variedades y duración.

Asanas:

Después podemos pasar a hacer la práctica de yoga en la cuál podemos integrar algunas de las siguientes asanas una vez que hayamos calentado el cuerpo (son de nivel intermedio):

Posturas anahata chakra

1. Anahatasana.

Desde perro boca abajo, apoya las rodillas en el suelo y poco a poco, ve caminando con las manos hacia delante, llevando tu pecho al suelo mientras mantienes las rodillas flexionadas formando un ángulo de 90 grados con las piernas.

2. Ustrasana.

Con las rodillas apoyadas en el suelo, coge aire en la inhalación y alarga tu columna creando espacio entre las vértebras y lleva el ombligo hacia tu columna. Exhalando ve flexionándose tu espalda hacia atrás y si es posible apoya tus manos en los talones. Si no llegas puedes usar unos bloques cerca de los pies para apoyarte en ellos.

3. Urdhva Dhanurasana.

Tumbada en el suelo con las rodillas flexionadas, coloca las plantas de los pies apoyadas en el suelo y las manos apoyadas en el suelo cerca de las orejas y con los dedos apuntando hacia los pies. Inhala y sube el torso, glúteos y piernas hacia arriba. Apoya la cabeza en el suelo con la parte de la coronilla. En la siguiente exhalación levanta la cabeza y estira los brazos y empuja tu torso hacia ellos.

4.Viparita Dandasana.

Desde la anterior postura, apoya la cabeza en el suelo y coloca tus antebrazos en el suelo y junta tus manos por detrás de la cabeza. Alarga el torso y estira las piernas.

5. Eka Pada Rajakapotasana.

Desde el perro boca abajo coloca una pierna hacia delante con la rodilla flexional y apoya la parte externa del muslo en el suelo, si puede ser formando un ángulo de 90 grados. Fíjate que las dos piernas esten bien apoyadas en el suelo y que tu cadera este alineada y recta apuntando hacia delante. La pierna de atrás está totalmente apoyada en el suelo, flexiona la rodilla y agarra el con una mano y luego con la otra mano. Lleva tu cabeza hacia tu pie elevado.

6. Natarajasana.

De pie, lleva una pierna hacia atrás, coge tu pie con la mano del mismo lado y elevado por encima de tu cabeza, girando el hombro de tal forma que el codo apunte hacia arriba,  luego con la otra mano agarra el mismo pie y estira la pierna y la columna con suavidad. Si hay dificultad, puedes usar una cinta para poder hacer la postura más cómoda y entrenar la apertura de la espalda y equilibrio con un pie.

Haz unas posturas relajantes y de flexión hacia adelante para finalizar la práctica y regálate unos minutos en Savasana para absorber los beneficios de la sesión y sentirte renovado.

 

beautiful-hands-heart-anahata

 

El amor incondicional realmente existe en cada uno de nosotros. Es parte de nuestro ser más profundo. No es una emoción activa sino una forma de ser. No es un “te amo” por esta o aquella razón, no es un “te amo si me amas”. Es un amor sin razón, es un amor sin objeto” Ram Dass

 

Saludos y nos vemos en el próximo post 😄

Para suscribirte a la newsletter haz click en el siguiente enlace: Newsletter

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: