Cristal cuarzo amatista
Bienestar

Cristales. Qué son y qué propiedades tienen.

Recientemente me ha picado el gusanillo por saber más acerca de los cristales y sus propiedades porque a parte que me parecen muy bonitos y que sirven tanto para decorar como accesorio de joyería, tienen una historia y una superstición que me parece muy interesante: si te interesa sigue leyendo:

¿Qué son los cristales?

Según la ciencia:

wikipedia: «En física del estado sólido y química, un cristal es un sólido que presenta un patrón de difracción no difuso y bien definido.

La palabra proviene del griego krystallos. Inicialmente el nombre provenía de «kryos» que significa frío, aludiendo a la formación del hielo a partir del agua. Posteriormente el nombre cambió de connotación al referirse más bien a la transparencia, por lo que los griegos dieron el nombre «krystallos» al cuarzo, creyendo inicialmente que se trataba de una variedad de hielo que no se licuaba a temperatura ambiente.

La mayoría de los cristales naturales se forman a partir de la cristalización de gases a presión en la pared interior de cavidades rocosas llamadas geodas. La calidad, tamaño, color y forma de los cristales dependen de la presión y composición de los gases en dichas geodas (burbujas) y de la temperatura y otras condiciones del magma en el que se formen.

Aunque el vidrio se suele confundir con un tipo de cristal, en realidad no posee las propiedades moleculares necesarias para ser considerado como tal; el vidrio, a diferencia de un cristal, es amorfo. Los cristales se distinguen de los sólidos amorfos no solo por su geometría regular, sino también por la anisotropía de sus propiedades, que no son las mismas en todas las direcciones, y por la existencia de elementos de simetría.»

Según la mística:

A lo largo de la historia y del uso de estos cristales por parte de la humanidad, se les ha otorgado a cada uno de ellos unas propiedades curativas tanto a nivel físico, mental, emocional y energético. Se cree por ejemplo, que el ágata azul es bueno para mejorar las comunicaciones. No le busquéis una parte lógica o científica a esto, es mas bien cuestión de fe. El color de los cristales también importa y se dice que coinciden con el color que se otorga a los chakras, por poner un ejemplo: El chakra raíz o muladhara que es el que está situado en el sacro y se lo relaciona con la salud física, la sensación de sentirnos seguros y conectados con la tierra, tiene color rojo y por tanto, si queremos trabajar este chakra podemos usar cristales de color rojo como el rubí, el jaspe rojo o el granate.

Tipos de cristales.

Los hay de todos los colores, formas y tamaños; Se pueden pulir o dejar sin pulir y a algunos se les dan formas para canalizar su energía:  pirámide,  prisma, esféricos, etc.  Como decía, a cada cristal se le otorga unas propiedades curativas distintas según se han ido comprobando a lo largo del tiempo aunque algunos expertos aconsejan que cada persona puede intentar sintonizar con los cristales para sentir qué les transmiten. Puede darse el caso que un cristal que tenga propiedades relajantes a una persona en concreto la ponga nerviosa, así que hay que ir experimentando con ellos.

Cómo se usan.

Se pueden usar llevándolo encima como accesorio, podemos ponerlos en rincones concretos del hogar, algunos se pueden poner en la bañera para hacer baños energéticos, o simplemente podemos meditar mientras tocamos estos cristales. Hay muchas formas de usarlos y se puede usar una combinación de ellos para conseguir un efecto más directo en un tema concreto. Lo mejor es consultar con expertos para que nos orienten en el tema.

Estos son algunos de los cristales que he empezado a usar y os cuento un poco sus propiedades según he leído en el libro «Diccionario Tikal de las piedras que curan» del autor José L. Alcaraz:

Cuarzo cristal.

Es transparente y tiene un brillo etéreo. Se piensa que es el mejor limpiador y neutralizador de energías negativas y nos ayuda con la meditación. Colocado en una estantería de casa crea un ambiente sano, limpio y lleno de negra positiva, que contribuye a la relajación y a la paz interior.

Cuarzo amatista.

Es de color lila, morado (es el de la foto de cabecera de esta entrada). Favorece la comprensión y la persuasión, consuela el dolor y proporciona alivio en los momentos de angustia. Tiene vibraciones sedantes, equilibra el cuerpo cuando hay problemas de sueño. Potencia las glándulas endocrinas y el sistema nervioso. En América se considera que es una piedra que atrae la buena suerte en general. Muy indicada para los estados depresivos.

Cuarzo rosa.

Es el mineral más relajante, proporciona bienestar y felicidad física y emocional. Cura la angustia emocional, abre el corazón al amor y al afecto, nos ayuda a expresar los sentimientos con calma. Predispone a la sensibilidad y a la belleza. Confiere seguridad en uno mismo y fortalece el carácter.

Turmalina negra.

Aviva el amor y la atracción, está indicada en tratamientos de afecciones de la piel. Proporciona gentileza y ternura, así como equilibrio emocional. Su acción es eficaz contra la melancolía y la tristeza. Nos ayuda a expulsar la energía negativa hacia la tierra de manera que descarga y libera de la misma a la persona. También acrecienta la sabiduría, el ingenio y la agudeza mental, es muy útil para los estudiantes.

Como os decía, soy muy principiante con el tema y no puedo decir que haya tenido ninguna experiencia con ellos todavía, pero como en muchas otras cosas creo que todo depende de lo que cada uno quiera creer: si nos autoconvecemos que tienen algún efecto beneficioso podemos llegar a sentir los beneficios y si por el contrario creemos que no hacen nada, efectivamente no van a hacer nada.

Y tampoco lo veo reñido con la medicina científica, es decir: podemos estar recibiendo un tratamiento médico y también usar un cristal como amuleto para atraer energía positiva: el efecto placebo de nuestras mentes es muy poderoso.

Además, como he dicho antes, son bonitos y sirven tanto para decorar como complemento (pulseras, colgantes, etc.)  y algunos son bastante económicos y fáciles de encontrar. Otros, como el diamante, ya son más caros!

En fin, hasta aquí la entrada de hoy y nos vemos en la próxima!  😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: