Ahimsa
Yamas

Primer Yama: Ahimsa o la no-violencia.

Los ocho elementos del yoga.

En los yogasutras de Patanjali se enumeran los 8 elementos del yoga, que vienen a ser 8 tipos de prácticas y restricciones que ayudan al yogi a alcanzar la iluminación.

«Conquistarse a uno mismo es una tarea más grande que conquistar a otros» Buda.

Las asanas o posturas son solo una pequeña parte de todo un conjunto de técnicas que usan los yogis para controlar la mente, el fin no es conseguir hacer una postura muy complicada sino que las posturas son medio más para alcanzar esa paz mental o samadhi.

Y como últimamente no hago ninguna entrada acerca de la filosofía del yoga, me ha picado el gusanillo de hacer una serie de entradas acerca de los Yama y los Niyama, (que son el primer y el segundo elementos del yoga, respectivamente)  Te dejo el enlace de la entrada acerca de los ocho elementos del yoga por si necesitas una visión general.

Ahimsa: ¿Qué significa y cómo podemos aplicarlo en nuestras vidas?

Empiezo por Ahimsa (no violencia), que es el primer elemento de los Yamas (restricciones de la conducta). Ahimsa en sánscrito significa «No violencia», en concreto se refiere a  que los yogis no debemos usar violencia en forma de pensamientos, palabra o acción hacia nadie ni tampoco hacia nosotros mismos. A mi personalmente me parece que este punto ya es todo un reto, porque en el momento que ponemos atención a lo que estamos haciendo nos podemos dar cuenta de la cantidad de veces que podemos ser violentos sin tener una intención consciente.

«El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor». Buda

De hecho, el motivo por el cual muchos yogis son vegetarianos es por que no quieren comer alimentos de seres vivos en los que se haya tenido que aplicar violencia (estoy en proceso de hacerme vegetariana así que todavía es un tema pendiente para mi) también significa no aplicar violencia sobre nuestro cuerpo, por ejemplo, no debemos forzar nuestro cuerpo para hacer posturas para las que no estamos preparados, o no debemos privar al cuerpo de los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

pluma
Photo by Daiga Ellaby on Unsplash

Tampoco deberíamos tener pensamientos violentos hacia nosotros mismos. Esto puede que parezca muy obvio a simple vista pero parece que muchas personas queremos alcanzar un tipo de ideal y a veces inconscientemente podemos ser negligentes con nuestro verdadero ser, no lo aceptamos y  tratamos de cambiar por la fuerza, y que en casos extremos puede llevar a enfermedades mentales como vigorexia o anorexia, por ejemplo.

También hay que aceptar que hay personas con opiniones distintas a las nuestras y has que respetar la diversidad, no imponer por la fuerza nuestra forma de pensar y de actuar sobre otros. Es decir, si yo en algún momento decido hacerme vegetariana no debo usar violencia hacia alguien que come carne, ni siquiera de pensamiento, porque cada persona es libre de elegir su modo de vivir, no debo insultar ni atacar a aquellos que piensen distinto a mi.

«Una mente disciplinada trae felicidad» Buda.

Es necesario que primero seamos conscientes de cómo usamos la violencia en nuestras vidas, incluso de forma inconsciente y darnos cuenta que su uso nos aleja de nuestro objetivo de alcanzar paz mental, mas bien al contrario, solo nos genera más caos y sufrimiento innecesario.

Y hasta aquí la entrada de hoy, en la próxima entrada escribiré acerca de Satya (no mentir), el segundo Yama, saludos y que tengas una feliz semana! 😘😘

Psssst! Si quieres suscribirte a la newsletter pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: