Buda
Yamas

Cuarto Yama: Brahmacarya o la moderación.

El cuarto Yama: Brahmacarya, se  refiere a la castidad o moderación en la práctica sexual. Más que castidad, hay quienes lo interpretan como «no derrochar la energía sexual» y no volverse adicto al placer de los sentidos porque al aferrarnos a cualquier cosa que nos produzca placer termina por producir sufrimiento: por ejemplo cuando no podemos acceder a ello o se termina el placer.

Como todo en general, se trata de buscar un equilibrio saludable porque se ha demostrado que cualquier cosa que hagamos en exceso o por falta puede generar desequilibrios energéticos y crear trastornos mentales o neurosis. Debido a esto, el celibato se recomienda a ascetas o personas muy entrenadas mentalmente para canalizar energías porque si lo practica una persona normal sin estar preparada mentalmente puede acabar teniendo algún tipo de consecuencia no deseada si se desequilibra (manipulación o abuso a otras personas, por ejemplo).

Lo mismo ocurre con la comida, por ejemplo. Es algo natural y esencial, pero si comemos en exceso o no comemos lo suficiente, nuestra energía física, mental, emocional y espiritual va a desequilibrarse y generará sufrimiento. Si usamos la consciencia para usar la energía sexual de forma correcta podemos ser saludables y tener bienestar.

Usando el sentido común se entiende que tiene que ser una práctica sin violencia, relacionado con el primer Yama de Ahimsa, respetando a la otra persona, evitando prácticas sexuales abusivas y que se haga con amor entre ambas personas.pareja besándose

Photo by Jared Sluyter on Unsplash

La sexualidad se ha considerado como un tema tabú e incluso muchas religiones la consideran como pecado o algo alejado de la espiritualidad, cuando en realidad no es nada malo en sí mismo, sino que depende de la intención o del estado mental que hay detrás. Pensar que es algo oscuro y que debe eliminarse por completo, es como negar a esencia del ser humano y una forma de crear culpabilidad a las personas. En realidad la energía sexual es una fuente de unión entre dos personas que sienten amor y es unión física, pero también espiritual.

En resumen, es algo natural que nos puede acercar a la espiritualidad, pero que debemos tener cuidado de no quedar atrapados en la esclavitud de los sentidos porque todos los desequilibrios provocan sufrimiento.

En el próximo post toca el último Yama: Aparigraha o «desapego» en castellano, muy interesante!

Saludos y feliz semana!💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: